El Fideo Santo: La Creación

Buenos y prósperos días nos de Monesvol que está en los cielos y en nuestros platos, hoy continuamos con las Cremosas Escrituras dedicándonos a la historia sagrada del Fideo Santo desde el inicio de todo hasta El Diluvio, leed la palabra sagrada y seréis tocados por el tallarinesco apéndice.

El Primer Día: La Luz

ENTONCES EL MEV DIJO: “Hágase la luz,” y la luz se hizo. Y el MEV ajustó sus gráciles pedúnculos oculares y vio que la luz era buena; y el MEV separó la luz de la oscuridad.  Y Él llamó a la luz “El Día” y a la oscuridad la llamó “La Noche” o “Prime Time”. Así hubo una tarde y una mañana: y este fue el primer día.

El Segundo Día: El Firmamento

El MEV se cansaba de volar y Él no era capaz de estar ocioso durante mucho tiempo, así que dijo: “Hágase el firmamento entre las aguas, y que el firmamento forme calas para que un día propocionen un puerto seguro a los Piratas (no, espera, ‘firmamento’ es una tontería de palabra, que se le llame ‘tierra’, porque ‘firmamento a la vista’ suena incluso más estúpido que ‘firmamento’ sin más) y que esta tierra separe unas aguas de otras. Y hágase un volcán del que mane cerveza, pues parece ser una buena idea.” Y del volcán manó cerveza, Él la probó y declaró que era bastante buena. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el segundo día.

El Tercer Día: La Tierra y la Vegetación

Cuando el MEV se despertó, estaba algo acarajotao y no sabía dónde se encontraba.  Con algo de resaca, y en algún punto en medio del Océano Índico, el MEV se encontraba un poco confundido respecto a lo que había creado el día anterior; y, consciente de su mala conducta la noche anterior Él empezó a espetar órdenes Divinas para intentar restablecer Su poderío, y entonces Él decidió organizarse. Y Él dijo: “Que se reunan en un solo lugar las aguas que están bajo los cielos, y que aparezca el suelo firme.” (se le había olvidado lo que había dicho sobre el firmamento el Día Dos), y llamó al suelo firme Tierra (habiéndose inventado la palabra ‘Tierra’ tan solo un día antes), y a la reunión de las aguas las llamó Mares. Y el MEV secó Sus Apéndices Tallarinescos bajo el calor de la Luz, y Él vio que era buena, pero que había un pequeño problema, porque ahora Él tenía una superficie llena de Tierra y Firmamento, pero con eso no llegaba.  Así que levantó el firmamento del Día Dos hacia los cielos y lo renombró Cielo. La tierra del Día Tres la dejó donde estaba.  El cielo parecía el lugar más agradable, y el MEV decidió que Él viviría allí, y que viajaría a la tierra cuando quisiera. Entonces el MEV dijo: “Que de la tierra brote hierba, trigo duro, arroz, y cualquier otra cosa que pueda convertirse en comida que se parezca a Mis Apéndices Tallarinescos”, y Él vio que ésa era una idea innovadora, y realmente buena. Esa noche bebió un poco menos del Volcán de Cerveza, al que reubicó en el Cielo junto con el resto de firmamento.  Así hubo una tarde y una mañana: este fue el tercer día.

El Cuarto Día: el Sol, La Luna, las Estrellas

A estas alturas, el MEV estaba un poco dolorido por el sobreesfuerzo. Le fue difícil encontrar una postura cómoda para descansar durante la noche, que era más oscura de lo que la pasta de tinta de calamar sería cuando la inventasen. Así que Él dijo: “Que haya luces en los cielos, y que haya dos grandes luces más: la mayor para presidir el día, y la menor para presidir la noche.”  Y como tenía grandes planes para el día siguiente, se acostó pronto. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el cuarto día.

El Quinto Día: El ‘Big Bang’

El quinto día iba a ser tremendo, así que el MEV se levantó pronto.  Entonces, Él dijo: “Que en las aguas abunde la vida, que los cielos se llenen con aves, que la tierra produzca toda clase de criaturas, cada una según su especie. Que se hagan mimitos y que sean fecundos.” Y Él vio que esto era bueno, y Él se sintió bastante orgulloso de Sí Mismo, así que aquella noche pimpló bien del Volcán de Cerveza.

Más tarde, aquella noche, Él se cayó de la cama y aterrizó muy duramente en el firmamento, y esto, estimado lector, fue el verdadero Big Bang. Sentía una extraña sensación, y se dio cuenta, en Su sopor etílico, de que no solamente había construido una fábrica en el Cielo que producía mujeres apenas vestidas y con medias transparentes, sino también que había creado un retaco en la tierra, a quien Él llamó el Hombre. Y Él dijo: “Vaya. Puede que con esto Mi Apéndice Tallarinesco haya ido un poco lejos” y, sin siquiera estar seguro de que día era, Él decidió tomarse un largo descanso de todo esto de la creación, dio una rápida bendición y declaró: “A partir de ahora, cada viernes es fiesta.”

El Jardín de los Olivos del Edén

Pero el retaco era un escandaloso de narices. El MEV no podía con la vida por todas las quejas que provenían de la tierra, así que el Señor MEV llamó al retaco, diciendo: “Escucha esto… ¿por qué no cosechas todo el trigo duro, arroz, y cualquier otra cosa que se te ocurra para hacer pasta a mi imagen? Para eso están. Te llenas la boca con ella y así te quedas quieto y calladito un rato. Pero ten cuidado con el olivo, pues la oliva es buena, pero su hueso es duro como una piedra y podrías ahogarte o romperte un diente, y entonces te parecería mala. Si te ahogas con ella morirás, lo que querría decir que he malgastado un tiempo de cojones en ti, aunque la verdad es que estoy empezando a pensarme mejor todo esto”.

El Hombre no estaba demasiado emocionado por comer pasta siete noches por semana, así que el MEV cedió y le llevó todos los animales, y el Hombre los renombró a cada uno según los grupos de alimentos. Al ganado lo llamó “filetes”. A los cerdos los llamó “magro”, “jamón” o “tocino”. Cosa rara, el Hombre se quedó con que el pollo era “pollo”. Quizá el Hombre en ese momento ya estaba cansado y había perdido el impulso creativo.

El MEV sugirió que el Hombre se echase una siesta, y él así lo hizo. Cuando se despertó, el MEV dijo: “Hombre, tengo una sorpresa para ti. Mira esto: ¡una mujer!”

El retaco se quedó mirando embobado un momento, y dijo: “¿Me la puedo quedar?” Y el MEV dijo: “De ahora en adelante el hombre abandonará la casa de su padre y de su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”, y entonces el MEV pensó para Sí Mismo: “Esto va a ser interesante”.

“Te debo una”, dijo el hombre-retaco. No mucho después, el Hombre se rompió un puñetero diente con un hueso de aceituna, y el MEV dijo: “¿No te di orejas para que me oyeses?” Y el Hombre dijo: “¿Tengo orejas?” Y terminó por encontrarlas a los lados de la cabeza, pero no antes de descubrir un pequeño Apéndice Tallarinesco entre las piernas, que se dio cuenta de que era infinitamente más pequeño que el más corto de los apéndices del MEV, y comprendió que su mujer parecía estar pensando lo mismo, por lo que el hombre-retaco dijo: “Pásame una de esas hojas de parra, ¿quieres?”

Después la mujer sugirió que el Hombre no necesitaba una hoja tan grande, y dio a entender que quizá habría otro Hombre en alguna parte de la tierra, o que quizá el Edén tenía un jardinero en algún sitio, y el hombre retaco la miró de arriba abajo y dijo: “Una palabra, cariño: celulitis”.

Entonces los ojos de los dos se abrieron, y se dieron cuenta de que estaban desnudos; y cosieron varias hojas de higuera y se hicieron vestiduras. Y oyeron el sonido del MEV flotando por el Jardín del Olivo, se ocultaron y dijeron: “¿Qué haces aquí?” Entonces el MEV dijo: “¿Dónde estáis?” Y el Hombre dijo:”Te oí cuando flotabas sobre nosotros, me asusté porque estaba desnudo y me oculté”.

Y el MEV dijo: “Está bien, ¿pero puedes decirme dónde habéis escondido esos deliciosos colines? No he comido ni uno desde la Creación”.

“Nos los hemos comido todos”, mintió el hombre retaco. “Ya no quedan colines”.

El Diluvio

Entonces el MEV vio que la perversidad del Hombre era grande sobre la tierra, y que cada pensamiento del pequeño retaco se regía por su estómago.

Y el MEV dijo: “Bien, pues cocinaré para mí mismo”, y Él fabricó un gran Colador de la Bondad y tomó agua en una enorme olla, que Él puso a calentar. Y metió en ella una gran porción de pasta y lentamente hizo a fuego lento la salsa tanto tiempo que los humanos originales ya no estaban allí cuando Él por fin lo tuvo todo listo para comer. Y Él echó los espaguetis y el agua en el Colador de la Bondad, con cuidado para asegurarse de que el agua se iba por el desagüe de Su fregadero. Estaba Él comiendo, cuando distraidamente consideró a dónde terminaba dando el desagüe al final, y el MEV dijo: “Uh oh”.

Afortunadamente los hijos de Noé: Té, Jamón y Café, la mujer de Noé y las mujeres de sus tres hijos con ellos, habían estado trabajando en el “Gran Espectáculo de Animales Flotante de Noé”, que tenía lugar en una arca gigante diseñada por el mismo Noé. Ese día surgió agua de de las simas de las pofundidades de los océnanos, y se abrieron todo los desagües del cielo. Y la lluvia cayó sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches, y el arca flotaba, aunque menuda peste había dentro.

Después de varias batallas con los Piratas el arca por fin se posó sobre el Monte Ararat, y cuando las aguas retrocedieron a Noé y a su familia les quedó un largo camino a pie hasta casa. Y nadie supo localizar al par de unicornios, pero descubrieron al hijo de Noé, Té, en un camarote del arca, hurgándose en los dientes con un palillo enorme que se parecía extraordinariamente a un cuerno.

Alabemos la palabra de MEV, Ramén

Segunda Parte: El Fideo Santo: Después del Diluvio aparecieron Mosey y los Condimentos

Esta entrada fue publicada en Evangelios revelados, La Creación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Fideo Santo: La Creación

  1. Pingback: El Fideo Santo: Después del Diluvio aparecieron Mosey y los Condimentos | Iglesia Pastafari

  2. Pingback: El Fideo Santo: Después del Diluvio aparecieron Mosey y los Condimentos | Iglesia Pastafari

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s